sábado, 21 de abril de 2012

Fairytale

Cada vez que un niño dice "yo no creo en las hadas", en alguna parte cae muerta una de ellas...

Por suerte todavía quedan algunas de estas preciosas criaturas. Están esparcidas por el mundo, esperando que te encuentres con ellas para tocar tu alma con su gracia.

Anoche yo tuve la suerte de encontrarme con una. No sé su nombre, no sé nada de ella, pero el poco tiempo que pude estar disfrutando de su compañía estuve inmensamente feliz. Pude sentir la magia con cada una de sus palabras, y pude traer conmigo un poco de su polvo mágico para que me ayude en los malos momentos.

Esta mañana he querido volver a acercarme a ella para devolverle un poquito de la magia que tan generosamente me dio, pero eso es una historia que merece ser contada en otra ocasión.

0 comentarios:

Publicar un comentario